4 de diciembre de 2010

"El dolor, claro -dijo compresivo-. El dolor... Disculpe si hurgo en cosas demasiado personales, pero sus fotografías no muestran mucho dolor. Reflejan el dolor ajeno, quiero decir; pero no advierto rastros del propio... ¿Cuándo dejó de dolerle lo que veía?."

El pintor de batallas -Arturo Pérez Reverte-


Cuando los lugares ajustan, las sillas no sientan, el aire se atasca y el espacio disminuye.
Cuando la mirada no percibe, los pasos no caminan y el conejo no hace magia.
Cuando la mañana oscurece, la noche amanece y la tarde se estira.
El libro se cierra, las esquinas no giran, los semáforos no brillan y el final se anticipa
Cuando la ciudad se opaca, las calles no transitan, los carteles no iluminan y las flores no perfuman.


Esos días,
Cierro los ojos
Y pienso en mi abuela.

En sus ojos verdes mansos como esmeraldas gastadas
En sus pecas chapoteadas, como peces por su piel
En sus manos arrugadas,
En su voz diciéndome “chiquita” como si siempre lo fuera…
En sus labios finitos de hormigas coloradas,
En su cabello ondeado como toboganes recién hechos
Y entonces ahí vuelvo a creer
En las sillas
En el aire
En el espacio
En las salidas
En la noche
En la tarde
En la mañana
En los libros
En las esquinas
En los semáforos
En las calles
En la ciudad
En las voces

Y de esos ojos verdes,

me robo su esperanza.

36 comentarios:

  1. Tienes un tesoro si tienes donde acudir para renacer, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Una maravilla tu palabra, la cita de Reverte, los ojos verdes de tu abuela.



    Te abrazo y te enlazo a mi Spleen.


    M.

    ResponderEliminar
  3. guau que bonito...
    cuando dejo de dolerle el dolor ajeno?


    no sé en donde poner la atencion...porque todos los textos son realmente hermosos.

    Siempre que vengo a "saltar el tren"... me voy llena...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¡que bonito! yo también me acuerdo de mi abuellita, porque la llamaba así, era muy divertida y muy lista, nos enseñó mucho a sus 35 nietos y a sus 9 hijos y creó una familia muy unida pese a todo lo que padeció en la guerra y en la horrible posguerra. Saludos y que no te robe nadie la esperanza.

    ResponderEliminar
  5. me encantó! intensisimos los versos finales!

    ResponderEliminar
  6. Lindo homenaje!M.Eugenia, esos dias fatales son los que nos obligan a buscar desesperadamente sentido al sinsentido.
    y esa excusa que el olvido nos brinda al cerrar los ojos.
    besoscoloresmeralda

    ResponderEliminar
  7. Siempre buscamos refugio, en esos seres que sólo saben dar amor. Bello recuerdo has escrito, para esa mujer que fue mucho más que un par de ojos verdes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Si, es una gran consideración hacia la persona que te mimó, te cuidó; las abuelas tratan a sus nietos de modo diferente a como cuidaron y asistieron a sus hijos.

    Espero no dejar de sentir dolor por lo que vea, por la injusticia, por el sufrimiento de los demás. Tienes una caja mágica a la que acudir para volver a creer y renovar tus ilusiones?

    Preciosas palabras, que nos hacen cerrar los ojos.

    Un saludo.
    Ex-lemaki.

    ResponderEliminar
  9. El eco de impaciencias de esperanzas
    repita sin parar en los anhelos
    y sin permanecer indiferentes
    ante el dolor del otro, cualquier otro
    estamos aquí al lado, nuestro lado
    del mundo que cuidamos con vivir
    tan lisa y llanamente, somos tantos,
    tantos, tantas, y muchos más que vamos
    a mirarte a tus ojos que han vivido,
    a mirarte a tus ojos que han amado,
    a mirarte a tus ojos que han querido
    compartir tu mirada ampliamente
    de esperanza impaciente de esmeralda...

    Y un beso del color de las pupilas

    ResponderEliminar
  10. Precioso, entrañable y de una dulzura que alienta. Qué nadie pueda quitar tu esperanza. Un sentimiento íntimo, especial que hace que crezcas y que permites compartirlo con tus lectores.
    Gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Esos ojos verdes de las abuelas encierran tanto amor como experiencia, tanto cariño como sabiduría, tantas caricias como magia para cambiar esos "días rojos" de "Desayuno con diamantes", aunque aquí solo se trate de los diamantes de esos ojos y de tus letras.

    Muy hermoso tributo, MªEugenia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Qué tierno tener una abuela así.
    Me desconsuelas.
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. estoy emocionada...
    yo también pienso en mi abuela, en esos días en que no doblan las esquinas...una vez escribí un poquito de su historia, te dejo aquí unos renglones, para que ambas, de otros ojos, nos robemos la esperanza...
    Una única vez viajó con nosotros, mis padres y yo, en tren al campo. Se sentó a mi lado y agarró mi mano, como era su costumbre. Yo miraba los girasoles desde la ventanilla. Ellos te miran, me dijo, porque tienen envidia de tu pelo amarillo.Y sonrió feliz.

    mil besos*

    ResponderEliminar
  14. Ufffff, ¡precioso!
    Vengo a leerte justo luego de darle un beso a mi abuela de 98 años.
    Me hiciste emocionar tanto. No sabés todo lo que me provoca tu texto.
    HERMOSO.
    Un beso enorme.

    PD: Perdón por la falta de originalidad, y es que no me salen las palabras...

    ResponderEliminar
  15. Mi dulce Euge, me emocionan siempre tus textos, pero estos días son especiales para mí, porque como ya sabés hay fechas que marcan el comienzo de la ausencia. como vos pienso en sus ojos, más que en sus ojos en su mirada, allí estaba guardadada toda la nobleza y la magia de la vida. hablo de él, claro: el que me esperaba en aquella torre de princesa mientras yo saltaba del tren.
    Es un texto precioso, Euge y tiene la impronta de la esperanza a pesar del mundo.
    Besos, amiga del alma.

    ResponderEliminar
  16. Me gusta el pozo verde que eliges para bañarte en energía amiga, es una suerte tener algo así donde recurrir
    Siento mis ausencias
    Me pongo al día
    Besos

    ResponderEliminar
  17. qué suerte que has pasado pore mi blog, maría, porque en devolver la visita, me he pasado por el tuyo..., y por este verde que me llena de agua la mirada.
    para mi también es un placer leerte, colega!

    ResponderEliminar
  18. soy pesimista pero menos mal que tengo ojos verdes...

    y en el recuerdo los colores son más bellos

    ResponderEliminar
  19. Que lindo que tienes ese gran recuerdo de sus ojos esperanza, para tomarte de su mano y seguir y creer en este mundo donde a veces las esquinas se hacen esquivas.

    Me ha emocionado.

    Un gran abrazo.

    Gracias!

    ResponderEliminar
  20. Qué lindura.
    Yo también extraño mucho-mucho a mi abuela.


    Abrazos.

    ResponderEliminar
  21. ¡Qué bellezón de abuela y de letras, Mª Eugenia!

    Me has emocionado en esta mañana lluviosa que ha anochecido en Madrid.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  22. Cuando el gris plomo se instala en nuestro horizonte e inunda nuestra casa colándose por los resquicios de puertas y ventanas, acostándose en nuestra cama y adhiriéndose a nuestra piel; cuando se mezcla con el agua de ducha y nos vuelve tristes, cuando se cuela en el café del desayuno y nos inunda por dentro...
    Hasta que el color de una mirada y el calor de una piel amada nos resucita pintándonos de esmeralda el ánimo y la decisión.
    ¡Qué prodigio infundir vida desde la quietud de la no existencia!
    Preciosas palabras, Mª Eugenia, se siente el proceso y nos hace avivar el recuerdo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Muy, pero muy bello texto. Me he quedado sin palabras, es de esos fragmentos que te sacuden de la modorra cotidiana, además de ser un hermoso recuerdo de tu abuela.

    Beso grande

    ResponderEliminar
  24. Pasaba a desearte felices fiestas!!
    te dejo un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  25. Bendecidos refugios dónde puede refugiarse nuestra alma y retomar fuerzas para seguir su camino.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Buscar refugio en quienes nos siguen viendo con la ingenuidad que teníamos en la infancia....ellos también ya sabían de dolores y habían aprendido a soportarlos, seguramente también buscaban en algún lugar de sus recuerdos la esperanza para volver a creer como los haces vos.
    Precioso texto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. que bien acompaña la imagen al título del blog, y disculpada, las letras son así

    ResponderEliminar
  28. muy muy muy bueno.

    felices fiestas!!!

    pasare por aqui en un tiempo

    beso

    ResponderEliminar
  29. Hola, paso a saludarte nuevamentey a reencontrarme con tus bellas letras. Es un gusto!!!
    Un abrazo
    (te invito a pasar por mis nuevos post)

    ResponderEliminar
  30. Es tan importante mirar hacia adentro de vez en cuando y observar el material del que estamos hechos ¿verdad? A veces es una especie de oxígeno que necesitamos para seguir adelante como debemos hacerlo.
    Yo creo un deber fumdamental honrar en silencio y permanentemente a quienes nos han enseñado la única razón.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  31. En estas fiestas tan entrañables, con mis mejores deseos de ilusión, paz y felicidad.

    ¡¡FELIZ NAVIDAD!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Es estupendo el título, y esa foto del tren.

    ResponderEliminar
  33. Te abrazo con renovadas fuerzas, con tal que el universo no te pierda. Gracias por hacer la diferencia y muy felices fiestas.

    ResponderEliminar
  34. que tierna esta entrada!!! Aunque no es necesario robar la esperanza, vale con que te la preste!!

    que tengas felices fiestas, siempre con esperanza!!!

    ResponderEliminar
  35. A todos los que dejaron sus comentarios, a los que perdieron a alguien y entendieron la ausencia del amor, a todas las abuelas del mundo.
    Gracias por acompañarme.

    ResponderEliminar
  36. La esperanza, esa es la clave día a día.

    ResponderEliminar