23 de diciembre de 2010






Me gustaría despedir el año con un mensaje fuera de la ficción.
A todos los que me acompañaron brindándome su cariño, sus palabras, su compañía, su interpretación de los textos…a los que me hicieron sonreír, emocionarme, reflexionar…a los que pasaron en silencio y a todos los que supieron ensanchar mi corazón a través de esta página.
Para todos ustedes mis mayores deseos de felicidad.
Más allá de la actividad de cada uno, de la situación sentimental, de la elección sexual, de los problemas, la rutina, más allá de todo lo que puede encerrar cada una de nuestras vidas, me alegra y agradezco que exista este espacio en donde podamos creer en un mundo mejor. Mientras perduren los sueños, sigamos apostando al amor, a las palabras, a la sensibilidad …mientras exista esa burbuja de oxígeno en medio de tanta locura acá estaré esperándolos para oírlos, abrazarlos, agradecerles, respetarlos y desearles, desde lo más profundo de mi corazón que puedan sentirse libres, plenos y felices.


FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO NUEVO!

EUGE
(para los amigos…que son todos ustedes)

4 de diciembre de 2010

"El dolor, claro -dijo compresivo-. El dolor... Disculpe si hurgo en cosas demasiado personales, pero sus fotografías no muestran mucho dolor. Reflejan el dolor ajeno, quiero decir; pero no advierto rastros del propio... ¿Cuándo dejó de dolerle lo que veía?."

El pintor de batallas -Arturo Pérez Reverte-


Cuando los lugares ajustan, las sillas no sientan, el aire se atasca y el espacio disminuye.
Cuando la mirada no percibe, los pasos no caminan y el conejo no hace magia.
Cuando la mañana oscurece, la noche amanece y la tarde se estira.
El libro se cierra, las esquinas no giran, los semáforos no brillan y el final se anticipa
Cuando la ciudad se opaca, las calles no transitan, los carteles no iluminan y las flores no perfuman.


Esos días,
Cierro los ojos
Y pienso en mi abuela.

En sus ojos verdes mansos como esmeraldas gastadas
En sus pecas chapoteadas, como peces por su piel
En sus manos arrugadas,
En su voz diciéndome “chiquita” como si siempre lo fuera…
En sus labios finitos de hormigas coloradas,
En su cabello ondeado como toboganes recién hechos
Y entonces ahí vuelvo a creer
En las sillas
En el aire
En el espacio
En las salidas
En la noche
En la tarde
En la mañana
En los libros
En las esquinas
En los semáforos
En las calles
En la ciudad
En las voces

Y de esos ojos verdes,

me robo su esperanza.

27 de noviembre de 2010

A veces, el destino se parece a una pequeña tempestad de arena que cambia de dirección sin cesar. Tú cambias de rumbo intentando evitarla. Y entonces la tormenta también cambia de dirección, siguiéndote a ti.
HARUKI MURAKAMI


Descubrieron emociones uno del otro. Ella, que él jamás dejaría de amarla, él, que ella nunca más volvería a ser suya.
En esos momentos todo valió la pena, no así el resto de sus vidas. Ella quiso olvidarlo, él ni siquiera lo intentó. Él hizo esfuerzos por seguir adelante, ella se conformó con vivir en paz. Él sufrió ataques de pánico, ella ataques de soledad.
Ella creyó ser princesa, él fracasó siendo rey. Envejecieron de viejos y de tristeza, de arrepentimientos y conflictos, envejecieron de impedimentos y razón. No volvieron a verse. Él hace bollitos de cartas que nunca entregó, ella no pudo leerlas….
La vida los sorprendió, sólo que a él por la espalda. En su despedida ella preguntó “¿de qué están rellenas las nubes?”… él la miró y respondió “de pochochos, las nubes están rellenas de pochochos”, ella rió y lo besó.
Ese día caminaron. Uno para cada lado. Ella lloró de inmediato.
Él tardo 3 cuadras en hacerlo…pero nunca pudo detenerse.


Tienen algo en común…a los dos les cuesta olvidar.

20 de noviembre de 2010

"La vida es una obra de teatro que no permite ensayos... Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida... antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos."

Charles Chaplin




Te pienso, es sólo eso, pensarte y repasar, sin entender las causas ni expresar los motivos
Me pregunto si tus ojos azules son peces huidizos nacidos en el fondo del mar. Si el temor de lo precario te mantiene agazapada y si esa explosión fueron tus penas por dentro.
Oíme, no hace falta extender tu brazo para encontrarte, estás ahí, a un suspiro de tus gritos y a un espejo de tu piel, huyendo de datos superfluos como la temperatura de la ciudad. Vos sos tu propia historia, como una agitación dudosa, como el frio de tus pasos cuando huyen o el calor de tus manos cuando se enrelazan.
La vida empieza a rabiarte, deberías vivir no tan de prisa o anunciarle tu llegada a esa falta de fe. No dejaré que te presiones buscándole nombres a tu desazón. Hablo de cosas inciertas como el latido decadente de la noche.
Recuerdo que te gustaba mirar a través de mis ojos, la cobardía de los tuyos te mantenía agazapada tras tu tez blanca.
No gires, está la vida por delante de tus pies...

como ese detalle de lluvia chocando contra todos los costados de tu cuerpo.

31 de octubre de 2010

"El guardián entre el centeno (D.J. Salinger)

¿Sabes lo que me gustaría ser? ¿Sabes lo que me gustaría ser de verdad si pudiera elegir? (...) Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde de un precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan a él. En cuanto empiezan a correr sin mirar adónde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Vigilarlos. Yo sería el guardián entre el centeno. Te parecerá una tontería pero es lo único que de verdad me gustaría hacer. Sé que es una locura".


Te gusta insinuar, no decir todo de golpe ni beber las copas de un trago, te gustan los espacios en blanco y aquello que no todos ven. Esconderte dejando pistas y dejarte borrar por la lluvia…como si el agua se deshiciera de vos.
Te gustan las salidas de emergencia, los bomberos voluntarios y el ejército de salvación. A veces te gusta lo que te asusta y si medís la distancia hasta la duda, elegís seguridad…deberías arriesgarte más allá de tus zapatos
De lo que te asusta...
Te asusta el dolor de tus ojos marrones, de la piel exterior el silencio y del sexo ligero la liviandad. Escapar y que no te busquen, derramar y que no se vuelque o iniciar ese viaje interior lleno de esquinas…y aturdirte con el primer latido del corazón. Te asusta el cedro azul de tu infancia, los abrazos tibios sin abrigo y la vez que lo imposible no pudo ser más.
Pero hay algo cierto
No te gustaría morir sin antes gritarle al mundo
Que te conmueve el exceso de luna ingresando a mendrugos por tu ventana.



23 de octubre de 2010


Qué es lo que más detesta del mundo? Las pasiones menores y vergonzosas; esa hermana despreciable de la prudencia que es la cobardía.
Sabato




¿Te acordás? Estábamos en otoño, fuera de temporada y vimos la vida caer.
como la vez que me regalaste el obelisco y yo preferí dejarlo por miedo a trasladarlo y que se marchite en mi jardín.
Tus regalos eran una alternativa más que suficiente para seguir creyendo en el amor. Ese bosque de pájaros descalzos, o la vez que dibujaste mariposas haciéndome creer que se volaron luego que una lluvia las borró.
Lo cierto es que soltaste mi mano y yo no tuve a donde ir. Algún día me crecerá una hélice entre medio de mi cabello y daré vueltas por el cielo hasta perderme. O aprenderé a olvidarte que es casi lo mismo a girar sin recordar. Después de vos nada me sorprende, la vida tiene un as en la manga que seguro será mi segunda oportunidad de volver a mirarte a los ojos. La última vez que lo hice bajaste la mirada mientras me jurabas que los dichos no son más que habladurías.
No sé como hacer para ponerme a salvo, desde que dejé de creerte todo lo posible se vuelve dudoso. Peligroso, como el abismo del artificio que produce acantilados frente al mar. Y aun estando equipada no sabré trepar sin resbalarme.
No son todas cosas tristes. Me queda tu capa de mago, tus zapatos marrones, tu violín sin arco y la noche que acudiste al kiosco para traerme chocolates de menta.


Mientras tanto…
anhelo la primavera a través de la ventana
.

15 de octubre de 2010

Después... ¿qué importa el después?
Toda mi vida es el ayer
que me detiene en el pasado,
eterna y vieja juventud
que me ha dejado acobardado
como un pájaro sin luz.
Tango, Naranjo en flor.
Homero Expósito
Virgilio Expósito



Querés trepar la pared que enjabonó tu amigo el día que te negaste a darle una mano, y la fe, que cayó de la baranda por tanto hacerla esperar en el balcón.
Sos cobarde, pintaste el muro con frases que jamás te atreverías a ejecutar, y no me digas que hacés bandera con la misma tela que te limpiás el trasero. No te das cuenta que ya ni podés mover las alas por miedo a dar con la cara de tu propia verdad. Sos un monigote mal cosido, que pierde alpiste, para que los pájaros más vivos vengan a comerte. A ver si te avivás, que con esas botas rotas no se trepan los tejados, y el orgullo que te apura, te va amurando los brazos y no mas que un par de besos de alguna que fue al baño y te rozó. Dejá de ser maleta, sos un exilio permanente que no para de correr, y es abominable verte entregar hasta los puchos por un par de locos que te hagan reír. Tardaste en resolver, y cuando lo hiciste, sólo un instante para fallar. Prendiste muchas luces y a cada santo una vela para que las minas te vieran como un ganador y hasta te hiciste el malevo realzando entre mesas tu porte varonil. Pero ni por guapo te animaste con tu historia, y el día que la enfrentaste le metiste un puñetazo y otra vez para el cajón.
Vivís en pasado, como un verbo mal conjugado, olvidando hasta las reglas que te salven del dolor, y de las cuentas que nunca te cierran, le debés hasta tu viejo, los años que nunca aportó.

7 de octubre de 2010

... Y después de hacer todo lo que hacen, se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se peinan, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son.

Julio Cortázar

Como una botella de vino ella se dejó destapar con un cuidado sublime y majestuoso.
Un contenido precoz del color de las uvas y un sabor azucarado… pero diferente.
Un corazón elaborado con el tiempo y un cuerpo estacionado en un equilibrio justo de textura y acidez.
Un aroma exacto entre las ganas de rozar sus pechos y el deseo de dormir a su lado.
Una cepa tierna afectada por un clima favorable de sábanas enmarañadas y deshechas.
Junto a la cama, un racimo de besos recién hechos. Redondos, perfectos.
Una plantación infinita a los ojos, un color exacto a la luz y una boca húmeda en permanente contacto con la tierra.
Pero en el fondo de la copa, donde por fin los secretos se revelan, la chica de uva lloró. Lágrimas como zarcillos atravesaron ilusiones, tal vez porque jamás volvieron a verse. Sólo se trataba de un trago.

Ella lo supo, y pese a todo, se dejó beber hasta la última gota.
.

1 de octubre de 2010

Y llegó el día en que el riesgo que corría por quedarse dentro del capullo era más doloroso que el riesgo que corría por florecer.
Anais Nin

Pegué un grito al cielo y cayeron 3 vuelos sin ave
Eso pasó porque el grito fue de repente y no hubo tiempo de pájaros.
Aquel día decidí comprar un reloj de círculos cerrados, esos que repiten las horas, una y otra vez, en la situación que uno elija.
Al principio todo funcionaba.
La emoción era la emoción y el instante era ese instante que junto con la emoción hacían que siempre volviera a suceder lo mismo.
El tema fue que a la vez numero cien de repetir la misma historia, ya se había consumido la magia, perdido el hechizo y abandonado el encanto.
Esa tarde aprendí que no es bueno perpetuar las cosas,
ni siquiera los instantes que nos hacen felices.
Así que tomé el reloj, abrí los círculos cerrados, liberé los minutos y me eché a vivir sin forzar al tiempo, sin hacer atajos, sin crear rutinas...
.

25 de septiembre de 2010


Fotografía sacada por mí en las sierras de Còrdoba


"El amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien, sino en el deseo de dormir junto a alguien".
Milán Kundera



Hay formas raras de enfrentar al mundo, yo lo quisiera hacer subida a unos zancos a través de tus ojos…vos te preguntarás por qué y yo definidamente descubriré (desde tanta altura) si debo luchar u olvidarte.
Luchar, sería comprender que la vida tiene más opciones además de correr. Olvidarte, significaría jugar a distraerme hasta que por fin algo me distraiga.
Nada tiene que ver con el amor, para eso no tengo estrategias excepto entender que ya todo es suficiente. Suficiente, es la medida de mis ojos tristes y estrategias son las que primero descarto cuando pienso en vos. Pensar en vos es recordar que a mi me gusta insinuar mientras vos elegís lo irrefutable. Irrefutable es haber perdido gestos que nos salven y gestos fueron todos aquellos detalles que nos hacían reír por pavadas. Pavadas es que vos pienses que yo soy una fundación sin fines de lucro que lucha contra tus fantasmas y fantasmas son todos esos miedos que apartaste el día que desnudaste un caramelo para ofrecerme algo dulce. Ya no quiero hacer equilibrio como un pájaro al borde del precipicio….mucho menos esperar. Porque esperar es contar hasta diez mientras todo me interrumpe. Todo, es un reloj de arena confundido en una playa.


Game over

.

18 de septiembre de 2010

Hasta que algún día en realidad sucede...
Podría haber embotellado tu mirada y verte devorar con los ojos todas las historias del universo…
Eso es lo q verdaderamente cuenta para ser feliz.
La cantidad de historias.


Hoy me hubiera gustado gritar “chimenea” y que salga tu nombre como humo,… verte pasear por el aire…y preguntar… ¿En qué piensa una princesa cuando vuela?
Miro tus pies desde el suelo y creo que el mundo debería detenerse. Sos como las hojas de esos árboles rojos que hacen manchas en el cielo y dibujan, y yo, una espectadora valiente de tus zapatos.
Te ofrezco un caramelo pero no llego, sin embargo me pongo en puntitas de pie y me estiro como chicle jirafa para robarte un sueño… no alcanzo…entonces comprendo que la magia se fue con vos
Memorizo tu pelo y anoto la cantidad de acrobacias por el aire, la distancia de la lluvia a tu boca y el momento en que los truenos empiezan a bufar. Una vuelta más y muero…muero de verte tan linda girando por el viento como un trompo de arco iris. Me alegra que el cielo no tenga precipicios ni bordes donde golpearte o que el sol haya rodado cuesta abajo para hacer su digestión. ¡Ay! que feliz se te ve con tu moño de nubes blancas…
Si existe la perfección es esa noche sobre vos o esa noche dentro tuyo.
Yo no lo sabía…no sabía que volabas…ni siquiera que la luna estaba llena por haberse devorado tu belleza.

10 de septiembre de 2010



el mundo está completo...

                                         excepto sin vos


El mundo está por debajo de tus hombros,
a un peldaño de tu piel
A dos nubes de estrellar mis ojos contra el cielo
A la vuelta de pisar los charcos con mis pies
El mundo esta en el bolsillo izquierdo de mi pecho
En las ganas de colgar mis brazos a un reloj
En la hora de esa tarde que valió la pena
A un impulso de lanzar la red para salvarlo
El mundo está en el fondo de tu lengua
Entre medio de dos calles con salida
A una cuadra de tu boca y mis zapatos
El mundo flota en un vaso de agua ardiente
A un sorbito de probarlo sin respiro
con el riesgo de fijar sus garras a mi cuello
Con la doble magia del amor y la nostalgia
El mundo se apiló prolijo en tus rodillas
A la espera de tu salto y mi caída
El mundo es un trago largo sin hielo
una manada de búfalos obstinados
un vestido corto que no siempre elijo
el mundo es
un minuto, un tunel, un alivio, una pera, un otoño, un pájaro carpintero

el mundo es un lugar peregrino
donde sin pensar, mas de una vez, me deshabito.

Te invito a dar vueltas en mi globo...

terráqueo
.

4 de septiembre de 2010

Cuando la comunicación falla o las frecuencias captan ondas diferentes…



Aquel día tomó coraje y mientras sonaba la trompeta de Lois lo dejó, no de amar, eso no había ocurrido, simplemente se alejó, tampoco a modo de distancia, la distancia es otra cosa, simplemente se alejó. La cuestión es que nada fue como esperaba, él era tan impredecible que ni las situaciones extremas lo incomodaban. Se paró frente a su mujer como un avestruz ante un objeto brillante y permaneció mudo un largo rato. Luego agregó -es razonable, no hice demasiado para conquistarte- y se marchó... sin oponer resistencia. Ella tampoco había hecho lo suficiente, quizás no supo transmitir lo que quería o lo hizo repetidas veces a modo de reproche. Durante todo ese tiempo se preguntó de que se trataba su ostracismo, si tenía que darse cuenta de algo, como esos bizcochuelos que no elevan si se abre la puerta del horno. Ella no sabía descifrar sus ausencias, no profesaba esa habilidad y simplemente se fió, que aún así, todo seguiría sobre ruedas.

Al tiempo descubrió que la relación terminó la tarde en que intentó contarle que se había anotado en un curso de Feng shui. Sin quitar sus ojos de la televisión dijo -que pérdida de tiempo ¿y eso para qué te sirve? Ella sólo lo miró, supo que acaso hubiera sido oportuno preguntar, -¿estás contenta, te gusta?- Que sabía para que carajo servía un curso de Feng shui...
tal vez para eso, para que él se interesara y simplemente le dijera algo acogedor.
.

27 de agosto de 2010

He aprendido a nadar en seco. Resulta más ventajoso que hacerlo en el agua. No hay el temor a hundirse pues uno ya está en el fondo, y por la misma razón se está ahogando de antemano.

VIRGILIO PIÑERA (poeta cubano)


Me opongo...
a la evidencia de perderme, a la noche que dejé escapar a mi ego a cambio de ignorarme, me opongo a mi misma, a la otra que fui yo exacerbada los días de rabia.
Me opongo a la trayectoria inmóvil de mis huesos dañados,
a morder mis labios de pena, a tener que transitar mi nombre de costado.
Me opongo a ser rechazada por mis brazos, a volverme temerosa o altanera, a perder la capacidad gustativa, a que sepulten mi risa sin gracia.
Me opongo a la maldición de mis fobias, al deber de mutar a otro cuerpo, a seguir estando indefensa y a mi propia vacilación.
Pero a lo que más me opongo...
es a sentirme indefinidamente ajena.
.

21 de agosto de 2010

Como una niña de tiza rosada en un muro muy viejo súbitamente borrada por la lluvia
Alejandra Pizarnik


No te pedí explicaciones la noche que me anunciaste que la luna era la manera de mirar al mar recortando la figura de una cereza plateada. Sin carozo, agregaste, como si ese dato pusiera de manifiesto su veracidad. Yo sólo quede ahí, sujeta a la memoria de haberte abrazado toda una vida aun sin entenderlo, pero me gustaba esa forma complicada para describir las cosas, como si pertenecer al grupo de las minorías te volviera diferente. Luego todo cambió y los dos crecimos. Las bicicletas dejaron de ser aves y la única razón que nos unía era la memoria. Amigos desde pequeños, desde la vez que te habías empeñado en que arrojáramos naranjas a la casa de Don Esteban y yo accedí, ni con mucha fuerza ni con tantas ganas, pero que vos me lo pidieras ya era razón suficiente.
Un día te alejaste y empezaste a huir, yo digo que fue hacia dentro, vos dijiste que te mudabas. No pretendo cuestionarlo ni seguir tirando naranjas, sobre todo porque Don Esteban murió y ya no estoy en edad... y si a eso le sumamos que Don Esteban vivía a pocos metros de mi oficina tampoco quedaría prolijo que pasara un cliente y me viera lanzando naranjas por el aire, aunque a vos se te ocurriría algo muy verosímil  y el hombre seguiría pensando que contrató a una profesional seria y eficiente.


Lo cierto es que te espero…
y esperarte es oler azahares pensando en vos.
.

14 de agosto de 2010

"Por eso la mayoría de los seres humanos vive tan irrealmente; porque creen que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría”

Herman Hesse.


Se dio cuenta que el amor era un sitio para huir. Un punto ciego donde nadie percibía que nunca fue feliz. Sin embargo cuidó de él, de los ataques exteriores y de los miedos que la circundaban. Intentó escapar, pero no lo hizo a cambio de creerse segura. Eligió las paredes, la manera sosegada de ver el mar desde la orilla, no supo de olas y desatendió el secreto de los caracoles. El mundo transcurrió por afuera de sus brazos. Sólo una tarde alcanzó a rozarlo aunque abandonó el ensayo por espanto. Pasaron los años y ella siguió ahí, como un árbol majestuoso que va perdiendo las hojas. No logró dibujar corazones sin que la mano le temblara, sin embargo, hizo malabares para no percibir el derrumbe.

Lo cierto es que un día lloró y ya no pudo detenerse.



3 de agosto de 2010

“Las cosas suelen suceder antes de que uno haya pensado si convenía o no que sucedieran, y cuando ya están ahí, no hay más remedio que convencerse de que eran necesarias” Andrés Neuman

Se desploma al costado de sí misma siendo su sombra y sus sentidos, todos, fragmentos de un mismo esqueleto.
Suele latir de corrido mientras piensa espiralada salvarse de alguna catástrofe.
Las causas resultan pretextos cuando el humo confunde caminos con atajos, sin embargo, vuelve a creer en las aves que emigran de cielo buscando nirvanas.
Urgente, es su forma de esconder las manos para evitar alcanzar la salida, pero queda un espacio, entre su piel y su sangre, donde guarda arrugada, una pequeña pero cierta esperanza.

23 de julio de 2010

"Quisiera estar en otra parte, mejor en otra piel, y averiguar si desde allí la vida, por las ventanas de otros ojos, se ve así de grotesca algunas tardes"

Angel González


El cielo se prende fuego y llueve la tierra de cara al sol. El viento hiere con lanzas tibias y no hay quien traduzca al mundo en la oscuridad.
Oprimo los dientes y aprendo a no llorar cuando veo que la luna se deshace en mis manos, pero me dan ganas de gritar tu nombre para culparte.
Por qué no me detienes cuando salgo corriendo de quererte, de heridas chorreando de pena, de manos sujetas y océanos de piedra.
Un puñado del mundo arrojado a mi costado, como si fueran perdigones de soledades o de recuerdos.
Decenas de pájaros tragan las pruebas y vuelan ciegos hasta estrellarse de culpa. Los niños preguntan por Dios y sonríen cuando alguien les mencione la fe -aunque ya habrá espacio para desechar las falsedades-.
Almaceno ilusiones y por enésima vez me declaro inocente de robarle temores a mis ojos.
La cicatriz que tanto pasó de largo hoy se detiene obligándome a llorar.
Creo que ya es tiempo de gritar “embustero” sin salir corriendo a mis espaldas.

15 de julio de 2010

Quizá volvamos a tropezar,
pero allí donde me abandonaste
no volverás a encontrarme
                                                  Bertolt Brecht


Empezó a quererlo como a una casa abandonada y se asfixió buscando un hueco por donde respirarlo. Trató de estabilizar la emoción de sentirse ajena pero se volvió tan lejana que ya ni siquiera lo reconoció. Le faltaba el oxígeno y en su cautiverio ya todo le daba lo mismo.
Perdió la pista mientras olvidaba su nombre en algún descuido, fue la forma de quejarse cuando lo vio correr a sus espaldas.


4 de julio de 2010

Cada vez iré sintiendo menos y recordando más, pero qué es el recuerdo sino el idioma de los sentimientos(...) Julio Cortázar

Te caíste de la casita del árbol y llorabas a los gritos mientras las gotas de sangre caían por tu remera… y yo que tanto sufría por tus heridas prometí que si te calmabas te regalaba mi bicicleta azul. Era cierto, te quería, pero darte mi bicicleta azul era mas un cumplido que una verdad. Dejaste de llorar y me la pediste. Te la di, aunque ese día a los 8 años aprendí que no se prometen juguetes en nombre del amor.

25 de junio de 2010

Mi nombre era Aparicio Reyes hasta que ella me engañó…esa es la historia que voy a contar.
.
La mañana se arrastra sobre mis zapatos quedando impresiones de la noche anterior, el café tirado en la pileta, la garganta repleta de alcohol y el vicio trepando por mis pulmones. El aire atascado, las ventanas cerradas y un intolerable sopor sacudiendo mi cabeza. De esa noche sólo recuerdo su cara borrosa diciendo que se iba de viaje con el del quinto. No supe bien a que se refería con el quinto… si el quinto elemento, el quinto piso o el quinto jinete. Lo cierto es que me entretuve tanto con el hielo del vaso que ya no la pude seguir, me gustaría que me repitiera la parte en que se iba, mas que con quien, por qué, pero imagino que ya es tarde para eso. Su mirada fija mareaba, se la notaba tensa, su enojo cuando bebía whisky, ahora comprendo, era necesario que me mantuviera sobrio para oír, pero no tanto como para entender… jamás se hubiera animado a enfrentarme en otras circunstancias, era ahí o nunca, hoy lo sé, no era buena para decir la verdad y mucho menos para salir huyendo. De todas formas tenía una retórica envolvente, eso hacia que le creyera, no importa que tan obvio era el engaño, me mentía con tanta belleza que yo caía rendido o enredado a sus pies, no importa el orden, aunque casi siempre era rendido y después enredado.
La historia es que los dos fracasamos. Entre su escapada y mi silencio, mi borrachera y su cobardía, mi desconcierto y su obviedad, el tiempo nos convirtió en extraños, como una lluvia sin cielo que cae de la nada.
Alguna vez se lo habrá preguntado? Eso de la lluvia… mas allá de la explicación científica, hay algo de magia, no? Por momentos me gustaría quitar toda la racionalidad de mi cabeza y percibir las cosas a través de mis sentidos. Habré dicho una idiotez…es que me cansé de las explicaciones. Al tiempo descubrí que el del quinto era un tipo al cual había conocido en el ascensor, lo cual me lleva a deducir que su viaje era algo planeado, que mientras usaba mis pantuflas pensaba en él y que eligió confesarlo una noche en que yo estaba tan borracho que eliminó toda posibilidad de poder seguirla...o matarla. Fue una premeditación astuta, digna de una perra como ella que sólo huele a trampa o a mierda, como este cuarto y como esta mañana.

19 de junio de 2010

Temblaré, con tu nombre entre mis dientes...
.
Como si fuera tan claro abrir los ojos e imaginar algo perfecto, como si el mundo tuviera la respuesta a mis necesidades sobre vos.
Como si fuese tan obvio afirmar que la vida tiene determinada forma y que el espacio que ocupamos es el que deseamos ocupar.
Rueda el mundo sobre mi cabeza...
Te miro con los ojos llenos de tragedia, con el golpe seco de las noches repletas de frío, con los pies helados y la música sonando a mis espaldas. No se que pedirte, tal vez no sea justo que me salves del abandono, ya habrá tiempo de alejarnos, mientras tanto… no te vayas, te lo ruego, desde mi voz deshecha como el gemido delgado de un animal herido, abatido, desamparado…no te vayas, te lo pido, ya habrá tiempo...

10 de junio de 2010

Entonces él dijo…
.
-Sabés que deberíamos hacer?
Citarnos en un bar, conocernos, charlar lo suficiente hasta no saber de que nos reimos, buscar un lugar donde pudiéramos estar solos, sacarnos la ropa, besarnos, volver a reír, y como si no pudiéramos eviralo, hacer el amor.
Sí, sí, reafirmó convencido, pienso que deberíamos hacer eso. Digo, el amor… y ni siquiera deberíamos llamarlo de otro modo.
Se hizo una pausa...
Ella lo miró con firmeza y sosteniendo la mirada le dijo -NO, de ninguna manera-

pero sonrío lo suficiente como para hacerle creer lo contrario.




30 de mayo de 2010

FRAGMENTO

"El pintor de batallas", de Arturo Pérez Reverte-

El hombre tortura y mata porque es lo suyo. Le gusta.
- ¿Lobo para el hombre, como dicen los filósofos?
- No insulte a los lobos. Son asesinos honrados: matan para vivir.
- ¿Y cuál es, a su juicio, la razón de que el hombre torture y mate por gusto?
- La inteligencia, supongo.

.

23 de mayo de 2010

NO HABER SABIDO ANTES

Cinco pasos antes de morir recordé que nunca le había dicho a mi esposa que no me esperara.
Me la imaginé en casa cuestionando la hora al mismo tiempo en que insultaba mi tardanza, pero como iba yo a saber que estaba a 5 pasos de mi muerte, si apenas lo descubrí cuando me faltaba un pequeño tramo para caer.
Lo lamenté por ella, pobre, haberse enojado tan injustamente y encima no tener más tiempo para repararlo, pero la muerte tiene esas cosas, cuando no avisa te deja temas sin resolver, y eso fue lo que pasó con Sara, a tal punto que me visitó 6 meses consecutivos en el cementerio sin faltar un día. En el cielo a eso lo llamamos culpa.
Después aflojó, siempre se afloja pasado un tiempo, es como acostumbrarse a vivir con el nudo de la corbata. Yo tenía corbata el día que me caí, ese y el anterior, simplemente porque era tesorero de un banco. Si hubiera predecido mi muerte me la hubiera aflojado o hubiese planificado un robo para disfrutar mis últimos días, pero no, simplemente caminaba para tomar el tren y me caí. El pozo era profundo, eso lo presumo por el tiempo que tuve para pensar mientras descendía, no me dio pena caer, al contrario, seguro me haría famoso y Sara tendría un buen motivo para hacerle juicio al estado. Solo una cosa me alteraba, no haberle avisado a Sara que hoy no llegaría a comer.

15 de mayo de 2010

Nadie muere de amor...aunque caiga herido para siempre

Cuando tenés la sensación que te vas a morir de tristeza no es que lo vas a hacer como si fuera matemática pura. Ya se sabe que 1+1 puede ser 3 o un montón de razones diferentes. La magia está en eludir los obstáculos evitando las condenas, por lo pronto un buen gesto optimiza. Como el día que se cayó el techo y yo seguí durmiendo bajo las estrellas. La vida tiene esas cosas, esas y otras, por momentos no importa lo cierto, importan las formas. Una tarde me recosté en el pasto creando figuras en el cielo, me acuerdo de una, era la trompa de un elefante envolviendo el cuerpo de un león, mis amigos decían q era un caballo, un leopardo, una rama… yo siempre supe q era un león. De todos los amigos que tengo hay muy pocos que dibujan formas en las nubes. Una vuelta alguien grito pájaro y todos se agacharon, yo me subí a un árbol y lo vi. Era un pájaro asombroso y la mayoría se lo perdieron.

5 de mayo de 2010

Si ahora digo amor tal vez no diga que la ausencia me mira del fondo de tus ojos...

Armando Tejada Gomez



Se dio cuenta que su despedida no incluía una nota por encima de la mesa, simplemente oyó el portazo mientras Renzo pronunciaba su nombre y maldecía al resto de su familia.
Con disimulo echó una mirada por la mirilla, no había rastros, como si se lo hubiera devorado el ascensor o tragado la escalera. Tenía buen talento para desaparecer, pero por lo que realmente se destacaba era por su manera de borrar huellas y volver como si nada.
El día que se conocieron Renzo se la pasó mirándole las tetas mientras Pía en su mente repetía sistemáticamente “hey lindo, estoy acá, unos centímetros mas arriba de tu mirada….”
Hay combinaciones imposibles para una primera cita, y esa fue una de ellas, pero siguieron, como siguen las autopistas o los trenes. El era predecible al extremo, burdo y poco audaz, ella se reía de él y él creía tenerla en un puño.
El quería que lo necesitara, ser imprescindible, asi que se acostumbraron a poseerse y a depender uno del otro, eso sí, por las noches se llenaban de palabras bonitas para saber todo lo q no pensaban darse.

25 de abril de 2010



No pertenecer a esa orilla de aquel riachuelo de Quinquela Martín. Sí al desembarco de Liniers que hiciera de Tigre esta honrosa tierra de mis ancestros. Aquí crecí descalza por un boulevard de palmeras y de poco asfalto. El verde de las orillas, mis amigos de siempre y el aliento contenido de mi primer abrazo. Cuando el reloj de la estación marca en punto nostalgia, acá vuelvo recordando.

17 de abril de 2010

11 de abril de 2010

Donde las estrellas se encogen para darle lugar al amor...
A Mario Y Elena, que siguen juntos en un cielo infinito.


Ahí estaban los dos llenos de pájaros y de viento, tendidos al sol en un domingo de campo donde todo era lejano excepto el bamboleo de las cañas que transmitían un sonido de paz…no hubiera sido posible bajo otro cielo abierto. Abierto a sus ojos hasta lo infinito, perfumado de colores ocre en un otoño que templaba la piel acunando las palabras hasta adormecerlas. Ese día Elena sintió que su mano caía rendida sobre la de Mario, como si luchar fuera un juego de gigantes y ella se sintiera tan pequeña como una hormiga roja. De esas chiquitas, mas chiquitas que las negras. Sabia que era importante estar ahí lejos de los patios y de las paredes, no importa cuanto pudiera entender, a veces sucede que estar ahí ya resulta suficiente. Mario le regaló un pedazo de flor que encontró tirada por no querer arrancar una sana, Elena le contó algo sobre un secreto pero se guardó el resto para mas adelante. Lloró con sus ojos verdes cristalinos y Mario inmediatamente pensó en el mar. Hubo un dolor oscuro como un aljibe abandonado y profundo. Trataron de no interpretar, intentaron volverse básicos sólo para acompañarse. Estaban ahí agarrados de la mano como dos pájaros golpeados que apenas sobreviven a los años. Por el cielo pasó un cometa. Mario cerró los ojos y planeó por el aire. Elena quiso seguirlo y voló. La historia cuenta que Mario y Elena viven juntos en el viento, que siguen tomados de la mano, que no creen en los cuentos de hadas pero que aprendieron a soñar.

9 de abril de 2010

La rebelión consiste en mirar una rosa hasta pulverizarse los ojos...
"Alejandra Pizarnick

Puede q mi cuerpo estalle en el aire y el mundo nunca lo perciba, ya sabes lo diferente q se ve todo desde otro punto de vista.
Me pregunto en cuantas cosas podría haber convertido mi vida, sin embargo estoy acá, creyendo que todavía es posible doblar una esquina y seguir encontrando detalles que cambiarán mi rumbo para siempre.

Como el día que nos conocimos…
A través de una vidriera
En un lugar neutral
En una calle cualquiera
Sin ser tu barrio ni el mío
Y entre millones de opciones…
Yo coincidí con tu espacio, al momento en que vos –sin quererlo- coincidías con mis ganas de compartir un café.

5 de abril de 2010

Aprender a olvidar-te, antes de aceptar… que te piensodespacito, como el soplido de un niño pequeño

Sé que me va a costar entender los pasos, y hasta me da miedo aceptar que te convertí en palabras antes de abrazarte. Es que nunca fuimos aquello que jamás llegamos a ser. Acá solo valió atreverse a soñar y alejarse, ocupando todo el vacío hasta gritar ahora mismo que no te necesito. Ya no me desvelo inventando fantasías, ni escucho violines de fondo q me hagan creer en el después. Hace meses que perdí tu rastro y que las circunstancias no indican nada más que despedidas. Te acordás? Nuestras miradas se cruzaron por el aire pero no hubo razones para que las manos se rozaran, apenas la valentía de mantener una sensación alerta mientras los deseos se consumían en forma de espiral. No estoy segura de querer perder lo q nunca tuve pero me gustaría olvidar antes de permanecer despierta para siempre.
Construyamos una salida con vista al mar, con peces de colores, con intentos que mueren de prisa, con noches de luna llena, con caracoles a donde oír secretos que nunca revelamos. Abrigáte. Es una noche demasiado fría para permanecer en la orilla.

2 de abril de 2010

Entre vos y la creación
Entre el pánico y vos
Entre vos y la inmensidad
Entre el margen y vos
Entre vos y yo
todo lo anterior
MENOS VOS

27 de marzo de 2010

Ablación...
para ese niño q llevo...no tan adentro
Es la historia de una luciérnaga que perdió la luz en una operación de columna tras un accidente aéreo. (Chocó de frente contra un murciélago que circulaba a oscuras)
No tuvieron más remedio que implantarle por la espalda una lamparita de 60 watts.
El inconveniente se produjo cuando al hospital fue a visitarla su novio, un grillo apasionado que al besarla originó un corto circuito en el nosocomio.
Llamen al médico, gritó la enfermera
Y a los pocos minutos apareció un joven vestido de blanco con un bordado de Edenor.

18 de marzo de 2010

il postino

Beatrice!!!!!!


13 de marzo de 2010


Confesiones, o no todo lo que brilla es oro.

Me pregunto si todos los callados e introvertidos se obsesionan en salir con chicas pulposas o se concentran en crear una Bomba nuclear.
Siempre pensé q los tímidos eran los que mas se masturbaban o consumían material pornográfico de la Web. Ante la intriga se lo pregunté a un compañero de oficina y él me respondió lo siguiente.
“He tenido infinidad de amigos puñeteros, hasta hemos intercambiado servicios a favor de evitar la rutina, pero yo nunca fui un gran consumidor de material pornográfico. Prefiero las feas o las gordas a las curvas de la ficción, porque hay algo que es cierto: las menos agraciadas son las que más se esmeran en complacer… de alguna manera tienen q asegurarse una próxima cita o simplemente ser bien recordadas. Las rubiecitas de poco porte son mas bien debiluchas, en cambio las morochas o pelirrojas, entradas en kilos, te la agarran con una convicción como si el miembro viril tuviera la intención de salir volando y ellas buscaran impedirlo. En cambio para el resto, pareciera q se tratara de una tentadora torta de frutillas pero difícil de abordar. Cuando uno se decide por el mundo horizontal abandona el razonamiento y lo que importa es dejar salir el instinto"

Debo admitir que su respuesta me sorprendió. Ese desnaturalizado sentimiento hace q todo se compense. La técnica quedará de lado mientras dure el amor, después todo se irá acomodando como el resto.

Y a mi amigo, gracias.

27 de febrero de 2010

la noche que las estrellas lloraron



Cae sin vértigo
A través de todos los espacios y todas las edades
A través de todas las almas de todos los anhelos y todos los naufragios
Cae y quema al pasar los astros y los mares

Vicente Huidobro


Como un suicidio altruista decidí arrojarme al vacío en nombre de mis tres hermanos a quienes por fin alguien los oiría. Debí sacrificarme por ellos pero sin ellos, simplemente para que alguien les preguntara. Qué pasó con Javier, por qué se suicidó? Y en la respuesta, sencillamente, estaría justificado mi sacrificio.
La señora Betty nos había adoptado con el propósito de darnos una vida mejor. Eso nunca ocurrió. Desde que llegamos al piso de la Avenida Coronel Diaz no hicimos más que trabajar, pegar botones en pantalones vaqueros y coser bolsillos. Nunca pudimos decirle mamá, si bien no habíamos tenido ninguna -ya que los cuatro habíamos sido depositados en el hogar sistemáticamente- podíamos imaginarnos mas o menos de que se trataba. Una vez vi una película en donde una madre besaba a su hijo antes de dormir, le acomodaba la manta y se iba de su habitación casi en puntitas de pie. Yo soñaba con ese gesto para mi y para mis hermanos. Eso pensamos cuando vimos a la Sra Betty tan entusiasmada por llevarnos. Pasamos los controles sociales y partimos con aquella viuda que parecía tan prometedora.
El tiempo pasó y allí estábamos por infinita vez limpiando el piso 17 de donde vivíamos, para luego encerrarnos en un cuarto a coser prendas hasta la madrugada.
Por suerte había una ventana. Una ventana a esa altura no significaba peligro excepto para alguien que decidiera saltar. Yo no decidí saltar sino llamar la atención. Saltar sólo era un medio para libererar a mi familia. Mi familia eran mis tres hermanos. David, Carlos Ester y yo. Me pareció responsable tomar la decisión a mi ya que era el más grande. Tenía 12 años y siempre había cuidado de ellos.
Esperé a que se durmieran, estábamos acostumbrados al agotamiento así que todo sucedió muy rápido. No pensé en cómo iba a morir, sólo en proteger a mis hermanos. Luego sonreí, sabía que sería yo el que los besaría cada noche luego que ellos se durmieran. Por fin me arrojé al vacío, era una noche tibia llena de estrellas y ese fue mi último recuerdo.

22 de febrero de 2010

Pesadillas...
o saber que los sueños tienen otra cara
.
Como un disparo de alto calibre se fue metiendo en mi mente y en mis sueños con ese dolor y ese espanto de creerme muerta aun cuando no dejaba de respirar
La noche se agarro de mis tobillos y juntas atravesamos la oscuridad, la cama a la deriva en una habitación enorme como un río sin orillas
Se que fue un sueño pero tan real como la misma sudoración que empapo las puntillas de mi camisón y el gris de tu pijama
Luego me diste el más hermoso de los puntos de vista, me dijiste q las pesadillas eran toboganes que habitaban la almohada y q al amanecer se deshacían como un grito. Yo te creí, por eso quede tranquila, sabia que pasara lo que pasara nunca dejaría de amanecer.
Y me volví a dormir….

21 de febrero de 2010

Tuzz es un momento en mi vida, un estado de ánimo, una mirada distinta, una tristeza, una verdad y una mentira, tuzz es mi forma de escribir, de expresar, de percibir las emociones y de observar a todos aquellos que sienten.


espero que les guste...

13 de febrero de 2010


"siempre nos quedará París..." Casablanca


Él la mira y lo percibe, sabe q el silencio es excesivamente devastador, un espacio oculto entre el filo y la piel, no quiere oír sobre su alejamiento por mas justificado que sea. Le duele la distancia tal cual le hubieran sacado el corazón para depositarlo sobre el banco abandonado de una plaza.
A pesar de la decisión le desea lo mejor como en esas postales navideñas que no merecen agregados. Los dos saben que nada es real, que la vida es imprecisa, que el trayecto es un juego de rol y que la verdad maneja disyuntivas de diván.
Aun así él demanda explicaciones que ella jamás le dará. Hay momentos en que las palabras no codifican lo mismo, ella lo sabe por eso no se esfuerza, llena vacíos con soplidos de calor e intenta volverse indiferente. El la sigue mirando como si estuviera sentado al borde de una cama sin esperar nada. Le cuesta creer que su vida será eso, los pies suspendidos en el aire mientras ella se aleja.
Afuera no para de amanecer. Los trapos blancos al suelo, las valijas que descienden, la bandera de la rendición, el pacto de no contraatacar…

7 de febrero de 2010


Era una niña, luego una mujer, siempre de hombros pequeños, sueños abultados, espíritu complejo y manos vacías,
Podría haber roto con el rigor o quedarse allí, eso la definiría por el resto de su vida. De eso estaría hecha, como la madera de los árboles. Pese a todo optó por la reverencia. Tuvo la oportunidad de enmendar su historia, pero no quiso provocaciones. Permaneció como los topos, oculta en su madriguera, y al ver la luz, no supo de qué se trataba. Murió de vieja y de tristeza, con deseos de pecar, con intenciones de palpar algún marinero de puerto o algún peón. Murió con la piel intacta, los pechos sin huellas, las piernas selladas, la boca cerrada.

29 de enero de 2010

Entonces, incomprensiblemente, me eché a llorar convencido de que me había echado a reír
Juan José Millás


Amantes

Íntima, esa era esa la palabra que rondaba por mi cabeza como si se tratara de una relación predeterminada o de una manada de búfalos obstinados. Predeterminada por mí, no por ella que ni siquiera podía distinguir el origen de mi atrevimiento.
Me alineé a su izquierda, tuve la reacción instintiva de una cría desesperada en busca de una cueva donde refugiarse. Se que no es prudente lanzarse sin más armas q una conducta deliberada, pero nadie aparta a un animal herido. Ella lo supo, por eso de ningún modo me sentí bajo amenaza, yo sólo quise aprovechar esa situación, no de mala fe, sino resignándome con gusto a sus cuidados.
No tuve tiempo de reflexionar, a la segunda palabra ya me había conquistado, me sentí lanzado como un transbordador y para cuando lo descubrí ya tenia marcas de ella por todo mi cuerpo.
Estaba al corriente de que mi situación por momentos la incomodaba, que mi lenguaje era por demás directo —aún dentro de un mismo idioma— Ella, manejaba la sutileza con excesiva confianza como para perder la fe en manos de un concepto que definiera sus emociones de una forma tan deliberada. Eso sería traicionarse y una mujer con evasivas jamás se animaría a tanto.
Con el tiempo aprendimos a preguntar de un modo cauto, tan solo para aclarar los puntos esenciales, ni siquiera para saber más uno del otro, creo que siempre hubo un pacto implícito donde todos los sobrantes dolían innecesariamente, por eso los evitábamos. Como si fueran tiempos de guerra había que racionar lo justo y necesario para sobrevivir, hoy pienso que la distribución no fue pareja, pero yo era un soldado raso y por sobre todas las cosas, un caballero. Por momentos todo se nos iba de las manos, si bien es cierto q debíamos querernos en forma ajustada, hubieron intentos de revolución, levantamiento de armas en donde comenzaba a vislumbrarse la esperanza de una vida diferente, como si fuéramos nosotros mismos los encargados de abrir la jaula y cerrarla; miseria que se nos juntaba de un costado y del otro sin ser capaces de asomar la cabeza para determinar el bando. Eran solo instantes de sospecha (los dos creíamos fervientemente en la pasión) pero eso no bastaba para sostener un cambio. Así que continuamos, bajo la apariencia apacible de la indiferencia, con la mayoría de palabras neutras, sin importar que tan lejos o tan cerca estuviéramos de confesar la verdad. Ella me acercaba a mi mismo que era lo más difícil de enfrentar y yo disfrutaba con aprehensión de ese juego perverso del autoconocimiento.
Hubieron momentos de gloria, la noche que reímos de corrido y las charlas que morían en un sillón bajo los efectos del alcohol y el delirio de creernos sabios, honrados e inteligentes. Eso era sólo un relámpago, una gota de agua en un estanque colmado.
Después venia el resto, el resto era todo excepto ese instante.
Me pregunto, ¿qué pasaría si un día decidimos quitar el sillón? tal vez ya nada funcione, la vida necesita un lugar donde apoyarse.

26 de enero de 2010

Soñarte, con los ojos de mil maneras, abiertos, cerrados, con lágrimas, con el sudor de lo inaccesible...


Me dijiste q los peces azules necesitaban un lugar donde esconderse para no ser devorados.
Yo no sabia q podían ser devorados, pero de inmediato les construí una fuente repleta de algas con piedras de colores.
Me agradeciste el gesto, no el de la fuente, sino el de haberte creído sin preguntar demasiado.

24 de enero de 2010


RAMITO DE AZAHARES...o percibir como suceden las cosas a través de los sentidos.

Nos contábamos las verdades al revés, es mentira que nos ocultábamos historias. La mentira no es tuya sino del ojo con que te miro. Prometo cambiar de lente y ver la realidad. Mientras tanto, muevo la reina, pido la cuenta, me levanto y me voy.
Bendito sea aquel llamado el día siguiente a mi desplante, y yo, que me deshago de júbilo te llevo a mi mente como el hombre de mis sueños. A matar o morir de pasión o de celos, a bailar el vals que vienen coreando los últimos deseos (esa canción tarareaba mientras te esperaba). Tan mediático todo que hacen falta raíces para volver a las serenatas.
Invoco tu calma haciendo un berrinche, y vos, todo un caballero, desembocás en la propia puerta de mi falta de fé, me abrazás toda entera y salgo convencida que no sos ningún canalla, entonces me pido otra copa en honor a tu hombría. Pero eso sí, me quedo con las ganas de viajar al infierno enredada en tus huesos. De alguna manera me alegra que fueras un tipo cortés, hay tantos dementes queriendo tender emboscadas que ya no soporto los espejitos de colores ni el pez volador que me transporta de lado a lado del cielo. Por fin con vos que nada prometés mas que tu ausencia en mi almohada iré abriendo caminos aunque de por perdidas las últimas jugadas. Te digo que cuando estoy sola repito que es mentira la lente con que te miro.
Mis amigos, que saben la verdad, como yo la de ellos, no tragan monedas ni te cuelgan medallas, porque ellos saben que en mi vida estoy harta de esperar . Y mi auto que parece un barco, pisa todo los charcos y a punto de recogerte te veo en esa esquina con un poco más de pinta que la vez anterior. Desemboco en una calle solitaria y pienso que ojalá no fueras a evitarme, pero dependo de la buena puntería de Guillermo Tell. Tu cabeza que no deja de dar vueltas parece un fandango de gitanos en donde todos danzamos en él.
Un domingo más y se desvela otro cuadro de tu rutina. Te cruzás desnudo al baño, se terminó la noche de tu coartada y estás condenado a pensar (son demasiadas ganas de volver a deslizarme entre tus sabanas mientras te imagino abatido). Estás acostumbrado a perder, a marcharte velozmente y a que de niño odiabas los espejos. Querés hacer trampa, saltear una etapa y volver a empezar, pero el pecado no nació para vos. Así que de momento y sin faltar a una clase aprenderás a superar esa vida encantada que en realidad nunca lo fue. Y yo que de a ratos sufro hasta los huesos no te cambiaría ni te engañaría. Sin embargo ningún príncipe encantado besará esta vez mi boca. Por lo tanto así estaremos entregándonos de a poco y en algún descuido me hablarás de amor, sabiendo ocultar esa palabra que colgaste de su cuello para enmudecer tu rabia. Vestido de explorador harás algunos intentos y una tarde en la que me cure de tanto desaliento comprenderé el juego en que a veces se gana o se pierde.
No será inoportuno, abrir la puerta, quitarte la corona y dejarte escapar.
Y la vida que es un block de sucesos que se apilan, habrá cambiado de hoja y vuelto a empezar.

20 de enero de 2010

Sé que no te perdí sin haberte abrazado, regalado un helado o hacerte reír...
A mi abuela Rosa


Alzheimer

Fuera acaso una tarde
en que ella se sumó al olvido
o se hizo la distraída
para no confesar sus años
Desde su agonía
fueron más penas de las que hubiera querido recordar
Qué le pasa a mi abuela que tanto se distrae?
Acaso este oficio de vivir
es tan arduo de contar?
No responda a mi pregunta
yo también querré
olvidar.

19 de enero de 2010


Paul Auster

La habitación cerrada, de Trilogía de Nueva York (fragmento)

" Vagabundeé mentalmente durante varias semanas, buscando la manera de empezar. Toda vida es inexplicable me repetía. Por muchos hechos que cuenten; por muchos datos que se muestren, lo esencial se resiste a ser contado. Decir que fulanito nació aquí y fue allá; que hizo esto y aquello, que se casó con esta mujer y tuvo estos hijos, que vivió, que murió, que dejo tras sí estos libros o esta batalla o ese puente, nada de eso nos dice mucho. Todos queremos que nos cuenten historias, y las escuchamos del mismo modo que las escuchábamos de niños. Nos imaginamos la verdadera historia dentro de las palabras y para hacer esto sustituimos a la persona del relato, fingiendo que podemos entenderle porque nos entendemos a nosotros mismos. Esto es una superchería. Existimos para nosotros mismos, quizá, y a veces incluso vislumbramos quiénes somos, pero al final nunca podemos estar seguros, y mientras nuestras vidas continúan; nos volvemos cada vez más opacos; más y más conscientes de nuestra propia incoherencia. Nadie puede cruzar la frontera que lo separa del otro por la sencilla razón de que nadie puede tener acceso a si mismo. "

16 de enero de 2010

el sexo es el consuelo que uno tiene cuando no le alcanza el amor
Gabriel García Márquez

LA PROSTITUTA QUE SOÑABA CON MAS

Cuando debajo de su falda las circunstancias le pedían paciencia, ella cerraba los ojos y resistía, pensaba en aquella isla desierta en donde el sol cegaba su vista, miraba el techo, soportaba el aliento pero anhelaba el mar.
De repente el peso cedía y ella volvía a recuperar el aire, no por mucho tiempo, sólo hasta el próximo llamado.

14 de enero de 2010

MUERTE POR ENCARGO

Ya lo dijo Cali una tarde: “nada volvió a ser gracioso desde aquel episodio”, es cierto, pero decidimos seguir, como si fuéramos un tren de carga obligado a permanecer en las vías… “de la extinción”, agregaría Cali
Cali era de esos tipos q te dejaban pensando en lo mal q estás haciendo todo.
La noche que habíamos decidido matar a Tracy fue de común acuerdo, esas cosas se olvidan a la hora de encontrar un culpable, como si la culpabilidad fuera indivisible y no hubiera más opciones que acumular toda la responsabilidad de un solo lado. Obviamente que el autor material era yo, quién más, si en definitiva el que había empuñado el arma, apuntado y apretado el gatillo no había sido otro mas que yo. Pero ¿qué pasa con esa teoría del autor intelectual?, ¿de la responsabilidad compartida?, en definitiva la idea no había sido mía, yo no tenia pensamientos tan macabros, yo solamente realicé la ejecución como un niño obediente que no le dan los pantalones para contradecir una orden, sobre todo, porque Marta me convenció de que era un buen gesto y que si no lo hacía me sentiría muy mal. Ahora pienso que tal vez podríamos haber hecho las cosas de otra forma y evitar ese cuento retorcido de la conciencia.
La noche que ella se acostó con otro, también terminé siendo yo el culpable y hasta me sentí mal por no haberle prestado la suficiente atención. En esa oportunidad Cali me dijo “Sos un pelotudo, ¿no ves que te metió los cuernos?” “pobre Marta” dije, mira lo que le hice, la descuidé, y Cali no tuvo más remedio que guardar silencio.
Con el tiempo me di cuenta de que Cali era, además de un amigo, un sabio. Yo no estaba preparado para aceptar que mi esposa me fuera infiel, pero bueno, son cosas que suceden. Ahora lo que no le iba a permitir es que me tratara de asesino, la perra se estaba muriendo, ella me lo pidió.
Acababa de pisar a Tracy con el auto.
Marta tenía esas cosas, me pregunto si serán comunes a todas las mujeres, yo no había conocido muchas, estaba con ella desde mi fiesta de egresados y en el colegio tampoco había tanto para elegir. Es triste pensar que me quedé con Marta por que no había demasiado para elegir, como si ella hubiera sido el mal menor, pero es cierto.
Ahora es fácil decirlo, pero en ese momento yo la amaba o no la amaba pero creía que la amaba y para el caso es lo mismo… Lo cierto es que Tracy estaba muerta, Marta me lo había pedido, yo la había sacrificado pero ella la había pisado con el auto. La vida es injusta, todo se complica cuando llegas a ciertos límites. Tu mujer te pide cosas que al instante ya no desea, vos te cuestionás lo que tenés y el resto te juzga o se calla pero nunca te da una mano.
Como diría Cali “si nunca vamos a ser felices por lo menos emborrachémonos cada tanto”…y ahí nomás destapamos una botella de vino.