25 de marzo de 2011

"Escribimos para ser lo que somos o para ser aquello que no somos. En uno o en otro caso, nos buscamos a nosotros mismos. Y si tenemos la suerte de encontrarnos, descubriremos que somos un desconocido. Siempre el otro, siempre él, inseparable, ajeno, con tu cara y la mía, tú siempre conmigo y siempre solo".

Octavio Paz.



Me dijeron que la vida es una historia de aromas y memoria y que si uno se pierde siempre ocurrirá un detalle que te regrese.
Son momentos, como el día que dejé de creer en las instituciones y cuestioné la justicia junto con la lealtad. Son instantes, como la tarde que tomé tu mano y ya no pude soltarla. Son tristezas, como la vez que me despedí de tantas cosas y permanecí estoica esperando que pasara.

El precipicio son mis brazos caídos al costado de mi misma, una pluma de carga y un nudo sofocando mi esperanza.
Los zapatos marchan desatados y los cordones chorrean su nostalgia. La mirada se malgasta en ojos despistados –que no saben de fusión-. Mi estado es una masa de luciérnagas agazapadas, transitando por mi mente a oscuras. La mañana coexiste con mi pena despeinada, revuelta de miserias, invertida de contextos.


La vida tiene ese vaivén de toboganes enloquecidos, de bancos desiertos de plaza, de juegos y desplantes. Y en el medio de los objetos y las emociones estamos nosotros tratando de subsistirnos, eligiendo colores para este mundo inconcluso, pintando sonrisas de payaso, malgastando monedas queriendo comprar un camino, encendiendo las luces para poder encontrarnos.
La vida nos muerde los talones y hay que estar a la altura de las circunstancias, mientras tanto desfilamos prolijos por las calles… sería bueno caminar más aliviados.


Como la vez que arrojé gritos al aire que terminaron en el fondo del mar.

 

57 comentarios:

  1. La vida ...
    como el río desfilando vivencias .

    Me encantó .

    ResponderEliminar
  2. Siempre nos cuestionaremos la vida, sobretodo sus injusticias, o lo que nosotros creemos injusto, porque si nos vamos a las respuestas filosóficas, todo resulta que lo acaecido tiene siempre un "para qué"...Cuando me sucede este tipo de reflexiones, intento buscar una mariposa en la naturaleza, ella me recuerda lo finito de nuestra vida, y que más vale vivir los minutos que tengamos como vengan, que tal vez mañana ya no estemos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Sí. Sería bueno caminar un poco más aliviados, despojarnos de algunos lastres.

    Buen texto.

    Beso grande

    ResponderEliminar
  4. Lucía
    Sí, o como una peregrinación de barcos diversos.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  5. Taty
    Es verdad, a veces perdemos de vista lo finito y nos ponemos a vivir como si mañana pudiéramos reparar los daños o postergar los caminos que nos atraen.
    Buen recurso el de la mariposa.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  6. Horacio
    La cantidad de ideales que nos presenta la vida. Será cuestión de empezar a vivirlos o a buscarlos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. yo vi pasar esos gritos...

    mil besos*

    ResponderEliminar
  8. Hola, llegué hasta aquí a través de otro blog amigo, realmente me gustó mucho, voy a quedarme como seguidor.
    Algunos pueden quejarse de que utilizo un discurso parecido en cada blog, pero, con sinceridad, cuando estoy de recorrida de blogs, se me hace difícil inventar una presentación personal para cada uno. Te aseguro que leo cada uno de los blogs a los que entro, queda a tu criterio considerar si es cierto o no.
    Sea como fuere, si tienes ganas, te invito a pasar por mi espacio.
    Un saludo desde Argentina.
    Humberto.

    www.humbertodib.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. "La vida es una historia de aromas y memoria" que se dilatan en la esfera del tiempo. Avanzar es retroceder por la vereda de "penas despeinadas" y "toboganes enloquecidos". Y a pasos de cangrejo creemos construir un futuro que ya está escrito en horizontes pasados, pero con nuevas lunas cambiamos el telón.

    Tu texto es espléndido. Escribes maravillosamente. Siempre encuentro algo nuevo en tus letras y eso es...magistral.

    Mi admiración y un beso, MªEugenia.

    ResponderEliminar
  10. "La vida nos muerde los talones" en efecto, y hay que estar preparado ¿lo estamos?... No sé. En cualquier caso bonito texto.

    He visto en tu apartado de música que te gusta Lila Downs. Yo la he descubierto hace bien poco, a través de mi hermana, y es realmente intensa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Son varias las frases que me atrajeron y estancaron en tu texto -lo cual aprecio el haber recalado en tu blog-, y no me detendré a exponerlas, mas, me resultó grato eso de la "memoria de las emociones" como "el detalle" que siempre te "regresa"... Eso ha sido espléndido. Sé que estoy frente a una gran escritora (legalista). Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Rayue
    Lo noté, escuché tus pasos a mis espaldas.
    Un abrazo silencioso

    ResponderEliminar
  13. Humberto Dib
    No me quejo y voy a visitar tu blog. Me alegro que te gustara darte una vuelta por mis letras.
    Nos seguimos visitando.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Marisa
    siempre tan cariñosa en tus comentarios.Sos un rayito de sol entibiando mis palabras.
    Me gustó la imagen del cangrejo que cree avanzar mientras desteje caminos, no?
    Las lunas nos ayudan a pensar que todo será posible bajo el mismo cielo.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  15. Sue
    coincidimos en Lila Downs? Seguro también coincidimos en las ganas de vivir y de ser felices.Un gusto verte pasear por mi tren.
    Hasta la próxima estación!
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Julio Diaz-Escamilla
    Encantada de recibir tu visita.Ya andaré por tu blog.Lo de escritora es demasiado, tal vez lo de legalidad también :))
    sólo lo intento...
    un abrazo grande

    ResponderEliminar
  17. el mar debe estar llenito de sueños, de gritos y silencios de todos nosotros

    El precipicio son mis brazos caídos al costado de mi misma (¿alguien preguntó qué es la poesía?)

    ResponderEliminar
  18. Escapando hacia adelante tal vez.
    Preciosa la frase que tienes en tu perfil, seguramente la había leído, pero hoy me ha llegado mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Me ha gustado mucho tu entrada.. me la he leido casi sin respirar. Y esa ultima frase... ayer mismo ponia en mi entrada que a veces pienso que las lagrimas se terminan convirtiendo en el mar que tenemos bajo los pies.. Bueno, paro ;) Besos

    ResponderEliminar
  20. De verdad que la vida nos muerde los talones como aquellos perros vagabundos de mi niñez cuando iba en bici y me perseguían para mordermelos....pero no hay que tenerle miedo, la vida es precisamente eso y hay que plantarle cara, cojer el toro por los cuernos y decir ¡hasta aquí llegas ahora voy yo!

    ResponderEliminar
  21. que queda por decir de tus letritas cuando para hablar de belleza la palabra hermoso parece indigna?
    besosjustosyleales

    ResponderEliminar
  22. Palabras con luz.

    Cuando leo, me aprendo, y cuando escribo descubro una nueva mujer, o un nuevo ser, dentro de mí.

    ResponderEliminar
  23. La única manera de logralo es viviendo una vida auténtica. Para eso, se necesita una gran dosis de valentía.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. camino roque
    que mejor escondite que un ancho y profundo mar.
    Grecias por el piropo :)
    un abrazote

    ResponderEliminar
  25. virgi
    escapar hacia adelante es una buena opción. Me alegro que te gustara la frase de la portada.
    besos esperanzadores

    ResponderEliminar
  26. glaukilla
    gracias por la visita, la retribuiré en breve para saber algo más de tu mar.
    un beso grande

    ResponderEliminar
  27. semilla
    también tenía perros vagabundos mordiendo mis pantalones. Linda época de bicicletas y viento en la cara.
    Habrá que hacernos cargo de vivir.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  28. Horacio Fiorello
    Me hacés sonrojar :)
    te mando un abrazo leal y justiciero.

    ResponderEliminar
  29. Verbo
    que bueno que leerme te inspire para descubrir cosas de tu interior.
    Un beso lleno de luces de colores

    ResponderEliminar
  30. Myriam
    ser auténtico, de eso se trata, no?
    un abrazo cierto

    ResponderEliminar
  31. Querida María Eugenia, es el texto más sublime y hermoso que te he leído, chorrea plenitud en cada palabra, es una cadena de dulces sensaciones y de alguna que otra decepción que desgranas en la prosa poética más hermosa que he leído desde hace tiempo, no quiero hablar del estilo ni de cosas de esas pero no te puedo ubicar en ninguna referencia de mi memoria emocional, eres única en tu forma de expresarte y sumamente original, de descubro ante tu texto y alabo a tu musa, has construido algo maravilloso.

    ResponderEliminar
  32. Flamingo
    Gracias por tantas cosas lindas. No puedo más que agradecer y valorar cada una de tus palabras.
    Te mando un abrazo grande

    ResponderEliminar
  33. Leyendo tu entrada, me han entrado ganas de aliarme con la vida, aunque a veces cueste. ¡Gracias, Mª Eugenia! Un beso,

    ResponderEliminar
  34. ¡Cómo me gusta leerte los lunes! Tus letras son como el empujoncito que necesito para arrancar la semana.

    Un texto fantástico, Euge. Siempre lo logras, siempre me dejas muda y con ganas de leer(te) más.

    Me encantó. Muchísimo.

    Un beso grande.

    PD: Este también es un instante...

    ResponderEliminar
  35. Hola María Eugenia,
    Creo que cuando se anda por los bordes de un precipicio es preferible quitarse todo el peso posible de encima...que no sea a caso que nos haga perder el equilibrio y nos entrene en este precipicio...
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  36. Alice se perdió
    Cuando te cueste remontar acá tenés un espacio para encontrar un poco de aliento o aunque mas no sea un fuerte y cálido abrazo.
    besos

    ResponderEliminar
  37. chica de la farmacia
    todo un halago que empieces la semana con el empujón de mis letras.
    No está nada mal dejarte muda por un rato :)
    Que tu lunes haya arrancado sin tanta fiaca.
    besos de otoño

    ResponderEliminar
  38. sagitaire17
    los precipicios de por sí son muy peligrosos como para complicarse agregándoles peso. Lo bueno de andar liviano es mantener el equilibrio mientras avanzamos.
    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  39. La vida, también, es este instante en que te leo y siento que alguna vez fui tus brazos caídos, tu nostalgia, tu camino o aquellos gritos en el fondo del mar. Y tu risa. Y tu esperanza. Porque a veces una tenue lucecita de esas luciérnagas agazapadas enciende tu mirada de niña de barcos y de cielos y escribís la vida - para honrarla, como ahora y preparada para el salto - desde el último vagón del tren.
    Un abrazo fuerte Euge.

    ResponderEliminar
  40. anitabonita
    desde mi cielo que es tu cielo y en lo alto el telón de nuestras obras, te acompaño, a donde vayas o a donde necesites una palabra de aliento, un abrazo apretado, una mirada conmovida o un espacio...con mucho espacio.
    besos y barcos

    ResponderEliminar
  41. Hermoso texto, con puertas abiertas al alivio de saber que se puede andar sin que la vida nos lleve a las corridas, pisàndonos los talones.

    Y si nosotros se los pisamos a ella?

    ResponderEliminar
  42. Esa vida que da "bocaos", que nos carga lastrando emociones que tu has convertido en letras.
    Como siempre genial
    Un beso

    ResponderEliminar
  43. Conviertes los sentimientos en las palabras mas certeras. Me ha encantado tu forma de describir el ajetreo de la vida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  44. MAGAH
    Gracias por tus palabras. Podemos no sólo pisarle los talones sino devorarla. Es cuestión de tener actitud frente a ella.
    un beso

    ResponderEliminar
  45. 40añera
    no fui yo, son las emociones las que escriben :)
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  46. genial,hace mucho que no leo algo tan interesante,felicidades

    ResponderEliminar
  47. taio
    gracias por tan lindas palabras.
    Nos estamos visitando.
    Besitos

    ResponderEliminar
  48. La vida tiene ese vaivén de toboganes enloquecidos, lo que pasa que a veces no lo soporto y sólo tengo ganas de gritar.


    Por suerte existe la palabra que nos enlaza.



    Van besos .



    M.

    ResponderEliminar
  49. Podés venir a gritar cuando quieras, sos bienvenida a mi blog. Después juntaré tus gritos y los arrojaré al mar.
    Un abrazo marítimo

    ResponderEliminar
  50. Gracias por hallarme y por dejar tus palabras, también estaré por aqui disfrutando de una agradable lectura..

    un abrazo
    Oscar

    ResponderEliminar
  51. Holaaaaaaaaaa.
    Gracias por tu visita y comentario en mi blog.
    Vine a conocerte y me gustó tu post... me quedo con aquellos que me hacen sentir y/o reflexionar y este tuyo me hice pensar, meditar, reflexionar... empezando por Octavio Paz y sigo con cada palabra que vos decís.
    Te sigo para seguirte leyendo.
    Cuidate mucho, un abrazote.

    ResponderEliminar
  52. Aguanto la respiración y me sumerjo, desescondiendo de otros cuerpos lo que siento. Descubro en cada línea un mundo impreso, cada letra de tu alma es puro aliento y hoy María Eugenia regreso para leer en tu lluvia mis sueños.

    Disculpa la demora en pasar, tu voz siempre me vence de fruto luminosa gavilla en el virtual espejo.

    Elizabeth.

    ResponderEliminar
  53. Paso a dejarte un abrazo y a desearte muy felices pascuas. Feliz descanso.

    ResponderEliminar
  54. Qué puedo decir? Maravillosa entrada Mª Eugenia y después de tanto tiempo... La vida siempre nos sorprende con sus cositas agradables y las no tan agradables, pero el ánimo y la fuerza es lo que nunca nos debe faltar para seguir adelante, aunque tienes mucha razón cuando dices que deberíamos caminar más aliviados.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  55. En más de una ocasión siendo niño escuché eso de aprovecha a hora que puedes cuando crezcas la vida ya no te parecerá tan bella. Realmente nunca estamos preparados para la crudeza que representa el cambio de la infancia a la realidad adulta. A esa vida que de pronto se revela como una esquiva y veleidosa desconocida. Hermoso texto sobre las realidades. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  56. La vida, vaiven, contigo , conmigo, solos en el fin.

    Una abrazo.

    ResponderEliminar
  57. que buen repertorio de frases.... y que buenas reflexiones las acompañan...
    eres increible...
    venir a leerte es siempre un acto de enriquecimiento personal...

    un abrazo

    ResponderEliminar