4 de febrero de 2012

Ella se desnuda en el paraíso
de su memoria
ella desconoce el feroz destino
de sus visiones
ella tiene miedo de no saber nombrar
lo que no existe.
A. Pizarnik

Te busco para ver si sigue existiendo la magia. Para descubrir una caricia en la punta misma del cielo cuando tus manos tocan el violín y la vida empieza cada mañana.
Te miro para ordenar los sentimientos por colores, como esos calcetines que cuelgan de la soga como reos culpables al sol.
A veces me intriga como es eso de arrojar notas al aire. Presumo que la lluvia ,cada tanto, borrará las pasiones de todos los violines del universo (al igual que una papelera de reciclaje) para volver a poblar el cielo de lágrimas o emociones.
Sé que tus manos son dos razones más que suficientes para volver a creer en Dios. Y mientras el mundo discute las guerras yo cierro los ojos para escucharte. Me pregunto a quien de los dos construyó el Luthier, si con sus manos hizo tus ojos o con sus ojos imaginó las curvas del instrumento. De los arcos que poblaron el mundo hubo uno que rompió tu corazón, la misma noche que arrojaste tu alma en aquel cuerpo de madera.
Me duermo en el intervalo en que afinas tu violín…sueño con un otoño lento desprendiéndose de lo innecesario y mientras cierro los ojos escucho frotar las cuerdas y agradezco. Agradezco que exista una niña, que con su violin, haga temblar a las flores.

El viento las despeina. Ella las hace temblar.

56 comentarios:

  1. No hay caricias como las del otoño, dejando al corazón sin peso. Costruyendo peldaños de cristal para romper el silencio. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elizabeth
      coincido, el otoño es un abrazo eterno que desprende emociones de sus manos.

      Besos

      Eliminar
  2. Muy bueno!! Felicitaciones :)


    Saludos!
    http://paradoenelabismo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. David
      el ritmo lo da el corazón, las palabras son prestadas...

      Un beso

      Eliminar
    2. Que buena frase sobre esta pasión de la inspiración.

      Saludos

      David

      Eliminar
  4. Los mejores sentimientos se escribieron un otoño.
    Precioso, absolutamente arrebatador.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mientrasleo
      pareciera que el otoño seduce la mente de los poetas.
      Arrebatador, como el primer sonido de la mañana...

      Besos

      Eliminar
  5. Bonito sueño al que siempre puedes regresar. Gracias por visitar mi blog y por acercarme el autor de esta bella poesía.

    Besos te mando cruzando el Atlántico :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gemma
      lo bueno de los sueños es que pueden volver a soñarse.
      Desde el otro lado del mar, un abrazo

      Eliminar
  6. Precioso.. Un sueño que alberga los sentimientos más nobles y bellos.

    Me ha gustado tanto...
    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Milu
      Lo bello es que existan detalles que nos inspiren. Como ese sonido a lágrimas o a risas.

      Un beso enorme

      Eliminar
  7. Muy bueno, María Eugenia, podría destacar muchas cosas de tu texto, pero no soy dado al análisis literario, simplemente me ha llegado. Me contradigo: destaco el ritmo.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humberto
      me gustan las contradicciones, siempre aportan más claridad :)

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Estoy segura que un Luthier poético hizo tus oídos para que escuches algo que sólo vos podrías...
    (Y eso no sólo despeina y hace temblar)

    El gusto siempre es mío, Eugenia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lucía
      Con el tiempo aprendí a escuchar con la piel. Es una especie de capacidad generada de tanto comer almendras.

      Un placer coincidir

      Eliminar
  9. El otoño está hecho para eso, soñar, leer, amar, escuchar y dejar que los sentidos se alimente

    Estupendas tus letras como siempre amiga
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 40añera
      Un placer tu visita, me alegra que te haya gustado la melodía de los violines.

      Un beso

      Eliminar
  10. Imagino que tus palabras se transforman en notas musicales y nace una bella melodía que me deja soñar y me emociona. Como siempre tus escritos me conmueven y despiertan recuerdos.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gabriela
      De los recuerdos estamos hechos y deshechos.
      Espero morir atravesada por una clave de sol.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Cuando suenan los violines algo en nuestra alma se torna color naranja.

    Bello texto.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sarco Lange
      volverse naranja con un aroma de azahares...

      besos

      Eliminar
  12. Maravilloso violín que hace que tus palabras se enrosquen en sus notas y alcancen el ritmo de la belleza y el silencio en la pausa para soñar. Sentir la música en toda su belleza es casi tan maravilloso como hacerla. Tú nos lo has puesto muy fácil con tus palabras, tienen su cadencia y volutas.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mafalda
      la magia de la música tiene un idioma más elevado que las palabras. Sentirla, es dejarse transportar hacia el corazón mismo de un pájaro.

      Un beso GRANDE

      Eliminar
  13. Tus palabras acarician a la poesía de la misma manera que esas manos lo hacen con ese violín. En ambos casos, la melodía resultante embelesa.

    Un beso, Mª Eugenia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa
      El arte embelesa y nos deja flotando como patitos en el aire o aviones en el agua... o viceversa

      Un beso

      Eliminar
  14. Me alegro por esa niña que tiene el don de hacer temblar las flores de su jardín, con el don d esu violín. Quizás sea la niña que todas llevamos dentro.

    Besos, María Eugenia.
    (Mi hija tocó muchos años el piano y lo dejó... una pena, quizás si el instrumento hubiera sido violín no lo hubiera dejado...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Myriam
      Es la niña a quien quisiera abrazar, proteger, retar, enseñar o tal vez leer algún cuento.

      Uff adoro el piano. ¡Qué pena! Tal vez si hubiera sido violín...

      Eliminar
  15. Me encanta!!! Gracias por compartir, Si me permites me quedo por aca para seguir deleitandome, Saludos desde Puerto Rico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Portal De Mis Desvelos
      Sería muy grato que abordaras este tren y lo recorras.

      Hasta Puerto Rico viaja este abrazo.

      Eliminar
  16. la música, ella. ella hace sentir. temblar, reír, bailar. llorar.

    ResponderEliminar
  17. tu relato me recordó una película, "el violín rojo".

    cerraré los ojos para escuchar a la niña tocar


    besos*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rayuela
      Sí, el violín rojo. Preciosa peli y hermosa música.

      Escucharla vale la pena...
      Besitos

      Eliminar
  18. ella es violín, ella es música...
    Precioso
    Pulgares arriba

    ResponderEliminar
  19. ufff! merecer este poema para gritar!: no, hoy no me colgaré de la cuerda de un violín por más que Vivaldi sea mi verdugo...

    dejame besar tus musas un instante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Horacio
      ya te extrañaba...te envío un paquete con musas para que vos nos deleites con tus palabras.

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Me gustó, el inicio me hizo acordar a un sobrino que, cuando era chiquito, pidió como deseo al soplar las velitas "que exista la magia", no es genial? Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SAL
      "que exista la magia"
      ¿Qué más se puede agregar?

      Un abrazote!

      Eliminar
  21. Que hermoso texto. Y, es el violín un instrumento que desgarra magia en las manos de quien lo ejecuta... es increíble como despierta y desterra emociones el violín.

    He de ir saltando por las entradas de este tren, agradezco mucho tu visita por Lothlorien.


    ¡Saludos enormes!

    ResponderEliminar
  22. No sé si la lluvia logrará borrar pasiones. "El flaco" decía que la lluvia borra la maldad y lava las heridas del alma...
    Saludo

    ResponderEliminar
  23. hermoso relato!
    y lleno de poesía
    pude escuchar ese violín!


    bellisimos los versos que elegiste de la eterna Alejandra Pizarnik!

    ResponderEliminar
  24. Me gusta leerte, tienes un delicado lirismo.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  25. Hola, acabo de descubrirte gracias al blog de un amigo y me ha encantado que tu portada sea una preciosa máquina de ferrocarril, ya que yo soy un enamorado de este medio de transporte y, precisamente, escribo un blog al respecto (http://caminosdeyerro.blogspot.com/). Pues nada, aquí tienes a otro incondicional. Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Es un texto de pura música, plagado de metáforas a cual más hermosa. Felicidades, Mª Eugenia.

    ResponderEliminar
  27. Gracias por poner el alma en todo lo que haces. Poesía eres tú!

    ResponderEliminar
  28. ¡Hola!

    Paso por tu blog para invitarte a leer un escrito que, si bien aparenta estar dirigido a los argentinos, es una invitación a la reflexión para todos aquellos que le interese hacer una pausa por unos minutos...

    ¡Gracias!

    Saludos desde Buenos Aires,

    Pablo Mariosa
    @mariosapablo (twitter)

    ResponderEliminar
  29. Horacio fioriello12 de abril de 2012, 3:30

    Hola amiga, veo despues de mi abandono involuntario que la llama sigue encendida y que la luz de tus musas te sigue alumbrando, tu prosa(cada vez más poética)sigue haciendo vibrar ese punto en que el vuelo de los pajaros y el alma humana se dan cita.
    Un beso enorme y feliz reencuentro!

    ResponderEliminar
  30. Siento la ausencia de tus palabras que susurras en los saltos desde el tren. Vine a dejarte un abrazo, por si sirviese de algo.
    Te esperaremos, siempre, recuérdalo, por favor.

    ResponderEliminar
  31. Qué dulce manera de expresarlo. Me ha encantado eso de "como esos calcetines que cuelgan de la soga como reos culpables al sol", me parece precioso y muy ocurrente. Un abrazo.

    ResponderEliminar